La ruta en ocasiones nos acercaba a la orilla del Lago Balmaceda, el que estaba casi entero congelado pero no lo suficiente como para caminar por el